Numeros 12 1-13

MIRIAM Y AARÓN SE PONEN CELOSOS DE MOISÉS [1] Miriam y Aarón murmuraban contra Moisés porque había tomado como mujer a una Cuchita (del territorio de Cuch). [2] "¿Acaso Yavé, decían, sólo hablará por medio de Moisés? ¿No habló también por nuestro intermedio? Y Yavé lo oyó. [3] Ahora bien, Moisés era un hombre muy humilde. No había nadie más humilde que él en la faz de la tierra. [4] De repente Yavé les dijo a Moisés, Aarón y Miriam: "¡Salgan los tres del campamento y vayan a la Tienda de las Citas!" Salieron pues los tres. [5] Entonces Yavé bajó en la columna de nube y se puso a la entrada de la Tienda. Llamó a Aarón y a Miriam; quienes se acercaron. [6] Yavé les dijo entonces: "Oigan bien mis palabras: Si hay en medio de ustedes un profeta me manifiesto a él por medio de visiones y sólo le hablo en sueños. [7] Pero no ocurre lo mismo con mi servidor Moisés; le he confiado toda mi Casa [8] y le hablo cara a cara. Es una visión clara, no son enigmas; él contempla la imagen de Yavé. ¿Cómo, pues, no tienen miedo de hablar en contra de mi servidor, en contra de Moisés? [9] La cólera de Yavé se encendió contra ellos, y se retiró. [10] Cuando se disipó la nube que estaba encima de la Tienda, Miriam había contraído la lepra: su piel estaba blanca como la nieve. ¡Aarón se volvió hacia ella y se dio cuenta de que estaba leprosa! [11] Aarón le dijo entonces a Moisés: "Te lo suplico, Señor, no nos hagas pagar este pecado, esta locura de la que estábamos poseídos. [12] Que no sea como el aborto cuyo cuerpo ya está medio destrozado cuando sale del viente de su madre". [13] Entonces Yavé le suplicó a Yavé: "¡Por favor, detente! ¡Sánala!"

Comentarios