Isaías 23, 1 - 18

PROFECÍA SOBRE TIRO

[1] Profecía contra Tiro: Lloren, navíos de Tarsis, porque ha sido destruido su puerto. Al volver del país de Quitim supieron la noticia. [2] ¡Ustedes se han quedado sin voz, gente de la costa, comerciantes de Sidón! Ustedes atravesaban el mar [3] y vivían del tráfico transmarino. El grano del valle del Nilo era su riqueza, que vendían al mundo entero. [4] ¡Qué vergüenza, Sidón! Tú preguntas: «¿Acaso no he tenido hijos y sufrido los dolores de parto, educado a jóvenes y niñas?» [5] Cuando se enteren en Egipto, la suerte de Tiro los hará temblar. [6] Vuelvan, pues, a Tarsis, y dejen que se lamenten los habitantes de la costa, habitantes de la costa. [7] ¿Dónde está ahora la ciudad orgullosa, que tenía tantos años de antigüedad y que llegó muy lejos en sus andanzas para establecerse allá sus sucursales? [8] ¡Quién es, pues, el que ha tramado esto en contra de Tiro, la reina, cuyos comerciantes eran príncipes y sus negociantes, los grandes de la tierra? [9] Esto lo ha tramado Yavé de los Ejércitos, para echar abajo todo su prestigio y para humillar a los más grandes del mundo. [10] ¡Ara el campo, ahora, hija de Tarsis, no hay más puerto! [11] Yavé extendió su mano sobre el mar para derribar a grandes potencias; él dio una orden referente a Canaán: Sus fortalezas serán destruidas. [12] El dijo: «¡Ya no triunfarás más, Hija de Sidón, muchacha que has sido violada! Levántate y márchate a Quitim, que allí tampoco tendrás tranquilidad.» [13] Pues mira cómo está la atierra de Caldea, este pueblo ya no existe, Asiria lo ha entregado a las fieras del desierto. Levantaron torres de asalto, demolieron sus castillos, y sólo quedan escombros. [14] ¡Lloren, navíos de Tarsis, porque ha sido destruido su puerto! [15] Entonces Tiro será olvidada durante setenta años, esto es la duración de un reinado. Pero al cabo de los setenta años, a Tiro le pasará lo mismo que a la prostituta de la canción: [16] Toma la guitarra y recorre la ciudad, prostituta olvidada, toca lo mejor que puedas. Puede ser que con tus canciones se vuelvan a acordar de ti. [17] Después de los setenta años, Yavé se interesará de nuevo por Tiro, quien volverá a cobrar su salario de prostituta y se entregará a todos los reyes del mundo. [18] Pero sus ganancias y ahorros no serán, esta vez, guardados ni se acumularán, sino que serán consagrados a Yavé. Esos fondos se usarán para aquellos que ofician en su presencia, y con esto tendrán buena comida y se vestirán como príncipes.

[1] El poema contra Tiro tal vez sea de Isaías. Tiro, el gran puerto a las puertas de Palestina, era lo que son para nosotros los grandes centros de comercio internacional. Los versículos 15-18 fueron escritos sin duda varios siglos más tarde, cuando Tiro se encontraba por un tiempo en la órbita de la nación judía. El profeta habla de prostitución: allí estaba el embrión de lo que podemos reprocharle a la sociedad de consumo.

Comentarios