Siracides 6


[1].El que abiertamente hace el mal se prepara la vergüenza y la confusión; lo mismo ocurrirá con el pecador hipócrita.
[2].No capitules delante de tus pasiones; se volverían contra ti como un toro y te harían pedazos. [3].Comerían tus hojas y destruirían tus frutos, dejándote como un tronco seco. [4].Una mala pasión pierde al que la tiene, lo convierte en el hazmerreír de sus enemigos.

[5].Las palabras amables te harán ganar muchos amigos, un lenguaje cortés atrae respuestas benevolentes. [6].Ten muchos amigos, pero para aconsejarte escoge uno entre mil.
[7].Si has encontrado un nuevo amigo, comienza por ponerlo a prueba, no le otorgues demasiado pronto tu confianza.
[8].Hay amigos que sólo lo son cuando les conviene, pero que no lo serán en las dificultades.
[9].Hay amigos que se transforman en enemigos y que dan a conocer a todo el mundo su desavenencia contigo para avergonzarte.
[10].Hay amigos que lo son para compartir tu mesa, pero que no lo serán cuando vayan mal tus negocios. [11].Mientras estos marchen bien, serán como tu sombra, e incluso mandarán a la gente de tu casa. [12].Pero si tienes reveses, se volverán contra ti y evitarán encontrar tu mirada. [13].Mantente a distancia de tus enemigos y cuídate de tus amigos.
[14].Un amigo fiel es un refugio seguro; el que lo halla ha encontrado un tesoro. ¿Qué no daría uno por un amigo fiel? ¡No tiene precio! [16].Un amigo fiel es como un remedio que te salva; los que temen al Señor lo hallarán. [17].El que teme al Señor encontrará al amigo verdadero, pues así como es él, así será su amigo.

EL APRENDIZAJE DE LA SABIDURÍA

[18].Hijo mío, conságrate al estudio desde tu juventud, y hasta cuando tengas blancos tus cabellos progresarás en la sabiduría. [19].Que sea como un verdadero trabajo, igual como el del labrador o sembrador; cultívala y aguarda sus frutos excelentes. El cultivarla te acarreará preocupaciones, pero pronto gozarás de sus frutos.
[20].La sabiduría les parece a los ignorantes una persona muy severa; el que nada piensa no persevera en ella. [21].Es para él una carga pesada, una prueba difícil, y pronto la tirará.
[22].La sabiduría defiende su reputación y no quiere revelarse al primero que llega. [23].Así pues, hijo mío, recibe mis advertencias y no rechaces este consejo: [24].pon tus pies en sus grillos y coloca tu cuello bajo su yugo; [25].toma su carga sobre tus hombros y soporta su yugo; no te impacientes por sus cadenas.
[26].Acércate a ella con toda tu alma, y pon todo tu empeño en seguir sus caminos. [27].Lánzate tras sus huellas, búscala y se dará a conocer; cuando la tengas, no dejes que se vaya.
[28].Porque al fin encontrarás en ella tu descanso y será tu alegría. [29].Sus grillos facilitarán tus pasos, su collar será tu vestido. [30].Su yugo será un adorno de oro, y sus cadenas, preciosas guirnaldas de púrpura violeta. [31].Será tu ornamento, tu túnica de gala; la llevarás en la frente como una diadema de fiesta.
[32].Si tú quieres, hijo mío, llegarás a ser instruido; si te aplicas, se abrirá tu espíritu. [33].Si quieres escuchar, aprenderás; si pones atención, serás sabio. [34].Frecuenta la asamblea de los ancianos; si ves ahí un hombre sabio, júntate con él. [35].Escucha con gusto todo lo que se refiere a las cosas de Dios; no dejes pasar las sentencias de los sabios. [36].Si ves a un hombre realmente sensato, anda a su casa desde el amanecer, y que tus pies desgasten el umbral de su puerta.
[37].Medita los preceptos del Señor, preocúpate continuamente de sus mandamientos; él te afirmará el corazón y tu recibirás esa sabiduría tan deseada.

Comentarios