Hechos 4, 1 - 37

Hechos 3 ▬▬▬ Hechos 5 ►

PEDRO Y JUAN SON ARRESTADOS
[1] Pedro y Juan estaban aún hablando al pueblo, cuando se presentaron los sacerdotes, el jefe de la guardia del Templo y los saduceos; [2] toda esa gente se sentía muy molesta porque enseñaban al pueblo y afirmaban la resurrección de los muertos a propósito de Jesús. [3] Los apresaron y los pusieron bajo custodia hasta el día siguiente, pues ya estaba anocheciendo. [4] Pero muchos de los que habían oído la Palabra creyeron, y su número llegó a unos cinco mil hombres. [5] Al día siguiente, los jefes de los saduceos se reunieron con los ancianos y los maestros de la Ley de Jerusalén. [6] Allí estaban el sumo sacerdote Anás, Caifás, Jonatán, Alejandro y todos los que pertenecían a la alta clase sacerdotal. [7] Mandaron traer a Pedro y Juan ante ellos y empezaron a interrogarles: «¿Con qué poder han hecho ustedes eso? ¿A qué ser celestial han invocado?» [8] Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: «Jefes del pueblo y Ancianos: [9] Hoy debemos responder por el bien que hemos hecho a un enfermo. ¿A quién se debe esa sanación? [10] Sépanlo todos ustedes y todo el pueblo de Israel: este hombre que está aquí sano delante de ustedes ha sido sanado por el Nombre de Jesucristo el Nazareno, al que ustedes crucificaron, pero que Dios ha resucitado de entre los muertos. [11] El es la piedra que ustedes los constructores despreciaron, y que se ha convertido en piedra angular. [12] No hay salvación en ningún otro, pues bajo el cielo no se ha dado a los hombres ningún otro Nombre por el que debamos ser salvados.» [13] Quedaron admirados al ver la seguridad con que hablaban Pedro y Juan, que eran hombres sin instrucción ni preparación, pero sabían que habían estado con Jesús. [14] Los jefes veían al hombre que había sido sanado allí, de pie a su lado, de modo que nada podían decir contra ellos. [15] Mandaron, pues, que los hicieran salir del tribunal mientras deliberaban entre ellos. Decían: [16] «¿Qué vamos a hacer con estos hombres? Todos los habitantes de Jerusalén saben que han hecho un milagro clarísimo, y nosotros no podemos negarlo. [17] Pero prohibámosles que hablen más de ese Nombre ante ninguna persona, no sea que esto se extienda entre el pueblo.» [18] Llamaron, pues, a los apóstoles y les ordenaron que de ningún modo enseñaran en el nombre de Jesús, que ni siquiera lo nombraran. [19] Pedro y Juan les respondieron: «Juzguen ustedes si es correcto delante de Dios que les hagamos caso a ustedes, en vez de obecedecer a Dios. [20] Nosotros no podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído.» [21] Insistieron ellos en sus amenazas, y los dejaron en libertad. No encontraron manera de castigarlos a causa del pueblo, [22] pues todos glorificaban a Dios por lo que había sucedido, sabiéndose además que el hombre milagrosamente sanado tenía más de cuarenta años.

LA ORACIÓN DE LA COMUNIDAD [23] Apenas quedaron libres, Pedro y Juan fueron a los suyos y les contaron todo lo que les habían dicho los jefes de los sacerdotes y los ancianos. [24] Los escucharon, y después todos a una elevaron su voz a Dios, diciendo: «Señor, tú hiciste el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos. [25] Tú, por el Espíritu Santo, pusiste en boca de tu siervo David estas palabras: ¿Por qué se agitan las naciones y los pueblos traman planes vanos? [26] Se han aliado los reyes de la tierra y los príncipes se han unido contra el Señor y contra su Mesías. [27] Es verdad que en esta ciudad hubo una conspiración de Herodes con Poncio Pilato, los paganos y el pueblo de Israel contra tu santo siervo Jesús, a quien tú ungiste. [28] Pero solamente consiguieron lo que tú habías decidido y llevabas a efecto. [29] Y ahora, Señor, fíjate en sus amenazas; concede a tus siervos anunciar tu Palabra con toda valentía, [30] mientras tú manifiestas tu poder y das grandes golpes, realizando curaciones, señales y prodigios por el Nombre de tu santo siervo Jesús.» [31] Terminada la oración, tembló el lugar donde estaban reunidos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y se pusieron a anunciar con valentía la Palabra de Dios.

LOS CREYENTES INTENTAN PONER EN COMÚN TODOS LOS BIENES [32] La multitud de los fieles tenía un solo corazón y una sola alma. Nadie consideraba como propios sus bienes, sino que todo lo tenían en común. [33] Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con gran poder, y aquél era para todos un tiempo de gracia excepcional. [34] Entre ellos ninguno sufría necesidad, pues los que poseían campos o casas los vendían, traían el dinero [35] y lo depositaban a los pies de los apóstoles, que lo repartían según las necesidades de cada uno. [36] Así lo hizo José, un levita nacido en Chipre, a quien los apóstoles llamaban Bernabé (que quiere decir: "El Animador"). [37] Éste vendió un campo de su propiedad, trajo el dinero de la venta y lo puso a los pies de los apóstoles. Photobucket

[1] Los jefes de los judíos juzgan a Pedro y a Juan; el Espíritu Santo juzga a los jefes de los judíos. Estos jefes creían que poseían la verdad porque eran instruidos y detentaban la autoridad. Les era imposible retroceder ante hombres ordinarios que refutaban sus afirmaciones. Entretanto Pedro les hace notar lo extraño de esa detención por haber sanado a un enfermo (v. 8). Esos jefes eran saduceos, que no creían en la resurrección de los muertos (H 23,6).Este texto sugiere que todos podemos ser testigos de Cristo y de su verdad si estamos decididos a comprometernos. Pero con frecuencia guardamos silencio frente a los que nos rodean como a nuestros dirigentes, porque sólo contamos con nuestras propias fuerzas, olvidándonos de la promesa de Jesús (Mt 10,17-20).Bajo el cielo no se ha dado a los hombres ningún otro Nombre (12). Pedro afirma de manera categórica que Jesús es el único salvador de todos los hombres, tanto de los que lo han precedido como de los que vendrán después de él, tanto de los que lo conocen como de los que lo ignoran. Algunos cristianos piensan que los que practican otras religiones se salvan como ellos, pero recurriendo a otros nombres, como si Jesús estuviera en el mismo plano que Mahoma o Buda... Debemos respetar la sinceridad de los que practican otra religión, y admirar a menudo la rectitud de su vida; pero no debemos confundir sinceridad del hombre y elección de Dios. Todos los que hayan seguido la ley que les parecía ser de Dios (y que lo era para ellos, en un sentido muy real, aunque con muchos errores) serán salvados, pero lo serán, al igual que los cristianos, porque Jesús, con su muerte y su resurrección, ha renovado al mundo y les ha abierto el camino al Padre. No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído (véase 1J 1,1-4). Los amenazaron... (17); los amenazan de nuevo... (v21). A pesar de que las palabras de Pedro y de Juan impresionan a los jefes de los Judíos, éstos reaccionan como quienes poseen el poder y no quieren dar su brazo a torcer cuando están equivocados.

[23] La comunidad ha pasado a ser la verdadera familia de los creyentes, pues en ella comparten su vida y oran. Sus reflexiones sobre lo que acaba de pasar, el arresto y el enjuiciamiento de Pedro y de Juan, se hacen a la luz de la palabra de Dios (Sal 2,1-2). Luego, de todos los corazones brota la oración (v. 29).

[32] Comparar con 5,4. Los versículos 32-37 parecieran indicar que la puesta en común de los bienes era una regla en la primera comunidad cristiana, mientras que 5,4 nos dice, por boca del mismo Pedro, que Ananías y Safira eran libres de guardarse sus bienes. Aunque Jesús no había pedido esa puesta en común, muchos creyentes, sin embargo, la practicaban, inspirados por el deseo de suprimir cualquier barrera entre los hermanos, y en particular las que crea el dinero. A lo largo de su historia la Iglesia conocerá tales intentos de pobreza voluntaria y de compartir. Es posible que esta puesta en común no haya favorecido el ardor para el trabajo y que se hayan comido tranquilamente el capital sin pensar en ganar lo que era necesario para la comunidad. Pablo deberá, más de una vez, organizar colectas en las otras Iglesias para ir en auxilio de «los pobres de Jerusalén» (Gál 2,10; Rom 15,25; 2 Col 8).

Hechos 3 ▬▬▬ Hechos 5 ►

Home

Comentarios