Mateo 12

◄Mateo 11 ▬▬▬ Mateo 13 ►

-

JESÚS, SEÑOR DEL SÁBADO (MC 2,23; 3,1; LC 6,1; 14,1)
[1] En cierta ocasión pasaba Jesús por unos campos de trigo, y era un día sábado. Sus discípulos, que tenían hambre, comenzaron a desgranar espigas y a comerse el grano. [2] Al advertirlo unos fariseos, dijeron a Jesús: «Tus discípulos están haciendo lo que está prohibido hacer en día sábado.» [3] Jesús les contestó: «¿No han leído ustedes lo que hizo David un día que tenía hambre, él y su gente? [4] Pues entró en la casa de Dios y comieron el pan ofrecido a Dios, que les estaba prohibido tanto a él como a sus compañeros, pues estaba reservado a los sacerdotes. [5] ¿No han leído en la Ley que los sacerdotes en el Templo no observan el descanso, y no hay culpa en eso? [6] Yo se lo digo: ustedes tienen aquí algo más que el Templo. [7] Y si ustedes entendieran estas palabras: Quiero misericordia, no sacrificios, ustedes no condenarían a quienes están sin culpa. [8] Además, el Hijo del Hombre es Señor del sábado.» [9] Saliendo de aquel lugar, Jesús entró en una sinagoga de los judíos. [10] Se encontraba allí un hombre que tenía una mano paralizada. Le preguntaron a Jesús, con intención de acusarlo después: «¿Está permitido hacer curaciones en día sábado?» [11] Jesús les dijo: «Si alguno de ustedes tiene una sola oveja y se le cae a un barranco en día sábado, ¿no irá a sacarla? [12] ¡Pues un ser humano vale mucho más que una oveja! Por lo tanto, está permitido hacer el bien en día sábado.» [13] Dijo entonces al enfermo: «Extiende tu mano.» La extendió y le quedó tan sana como la otra. [14] Al salir, los fariseos planearon la manera de acabar con él. [15] Jesús lo supo y se alejó de allí, pero muchas personas lo siguieron, y él sanó a cuantos estaban enfermos. [16] Pero les pedía insistentemente que no hablaran de él. [17] Así debían cumplirse las palabras del profeta Isaías: [18] Viene mi siervo, mi elegido, el Amado, en quien me he complacido. Pondré mi Espíritu sobre él, para que anuncie mis juicios a las naciones. [19] No discutirá, ni gritará, ni se oirá su voz en las plazas. [20] No quebrará la caña resquebrajada ni apagará la mecha que todavía humea, hasta que haga triunfar la justicia. [21] Las naciones pondrán su esperanza en su Nombre.

EL PECADO QUE NO SERÁ PERDONADO (MC 3,22; LC 11,15) [22] Algunos le trajeron un endemoniado que era ciego y mudo. Jesús lo sanó, de modo que pudo ver y hablar. [23] Ante esto, toda la gente quedó asombrada y preguntaban: «¿No será éste el hijo de David?» [24] Lo oyeron los fariseos y respondieron: «¡Este expulsa los demonios por obra de Beelzebú, príncipe de los demonios!» [25] Jesús sabía lo que estaban pensando, y les dijo: «Todo reino que se divide, corre a la ruina; no hay ciudad o familia que pueda durar con luchas internas. [26] Si Satanás expulsa a Satanás, está dividido; ¿cómo podrá mantenerse su reino? [27] Y si Beelzebú me ayuda a echar los demonios, ¿quién ayuda a la gente de ustedes cuando los echan? Ellos mismos les darán la respuesta. [28] Pero si el Espíritu de Dios es el que me permite echar a los demonios, entiendan que el Reino de Dios ha llegado a ustedes. [29] ¿Quién entrará en la casa del Fuerte y le robará sus cosas, sino el que pueda amarrar al Fuerte? Sólo entonces le saqueará la casa. [30] El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama. [31] Por eso yo les digo: Se perdonará a los hombres cualquier pecado y cualquier insulto contra Dios. Pero calumniar al Espíritu Santo es cosa que no tendrá perdón. [32] Al que calumnie al Hijo del Hombre se le perdonará; pero al que calumnie al Espíritu Santo, no se le perdonará, ni en este mundo, ni en el otro. [33] Planten ustedes un árbol bueno, y su fruto será bueno; planten un árbol dañado, y su fruto será malo. Porque el árbol se conoce por sus frutos. [34] Raza de víboras, si ustedes son tan malos, ¿cómo pueden decir algo bueno? La boca siempre habla de lo que está lleno el corazón. [35] El hombre bueno saca cosas buenas del bien que guarda dentro, y el que es malo, de su mal acumulado saca cosas malas. [36] Yo les digo que, en el día del juicio, los hombres tendrán que dar cuenta hasta de lo dicho que no podían justificar. [37] Tus propias palabras te justificarán, y son tus palabras también las que te harán condenar.

» JESÚS CRITICA A LOS DE SU GENERACIÓN (MC 8,11; LC 11,16) [38] Entonces algunos maestros de la Ley y fariseos le dijeron: «Maestro, queremos verte hacer un milagro.» [39] Pero él contestó: «Esta raza perversa e infiel pide una señal, pero solamente se le dará la señal del profeta Jonás. [40] Porque del mismo modo que Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del gran pez, así también el Hijo del Hombre estará tres días y tres noches en el seno de la tierra. [41] Los hombres de Nínive resucitarán en el día del juicio junto con esta generación y la condenarán, porque ellos cambiaron su conducta ante la predicación de Jonás, y aquí ustedes tienen mucho más que Jonás. [42] La reina del Sur resucitará en el día del juicio junto con los hombres de hoy, y los condenará, porque ella vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí ustedes tienen mucho más que Salomón. [43] Cuando el espíritu malo sale del hombre, empieza a recorrer lugares áridos, buscando un sitio de descanso, y no lo encuentra. [44] Entonces se dice: Volveré a mi casa de donde salí. Al llegar la encuentra desocupada, bien barrida y ordenada. [45] Se va, entonces, y regresa con otros siete espíritus peores que él, entran y se quedan allí. La nueva condición de la persona es peor que la primera, y esto es lo que le va a pasar a esta generación perversa.» [46] Mientras Jesús estaba todavía hablando a la muchedumbre, su madre y sus hermanos estaban de pie afuera, pues querían hablar con él. [47] Alguien le dijo: «Tu madre y tus hermanos están ahí fuera y quieren hablar contigo.» [48] Pero Jesús dijo al que le daba el recado: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?» [49] E indicando con la mano a sus discípulos, dijo: «Estos son mi madre y mis hermanos. [50] Tomen a cualquiera que cumpla la voluntad de mi Padre de los Cielos, y ése es para mí un hermano, una hermana o una madre.»
Photobucket
[1] ¿Por qué el Evangelio insiste en esos conflictos? Tal vez sea porque las obligaciones religiosas de los judíos eran muy pesadas en tiempos de Jesús y no ayudaban a los creyentes a que descubrieran a Dios. Tal vez, y con más probabilidad, porque los nuevos cristianos se habían hecho rápidamente otras leyes a las que otorgaban una importancia exagerada. Si Jesús violó deliberadamente la más sagrada de las leyes dadas por Dios a Moisés, ¿qué se puede pensar de nuestras leyes eclesiásticas que no están garantizadas por la Palabra de Dios? En nombre de leyes hechas por hombres y para un contexto que no era el nuestro, se ha llegado a veces a paralizar las comunidades cristianas, y muchos han preferido no ver cómo pueblos enteros formaban nuevas iglesias, donde pudieran contar con las comunidades y los pastores de que carecían.

[22] Ver el comentario en Mc 3,22.La gente de ustedes (27). Jesús se refiere a los exorcistas judíos que también echaban demonios con fórmulas y oraciones, como sucede en He 19,13.Calumniar al Espíritu Santo: se trata del que atribuye al Maligno las actuaciones buenas y propias del Espíritu Santo, como vemos en Mc 3,30.Ni en este mundo ni en el otro (32). Este es un modismo de los judíos para decir que esta calumnia es imperdonable, tanto a los ojos de Dios como de los hombres. Planten ustedes un árbol bueno (33)Es otra aplicación de la sentencia ya leída en 7,16. Aquí se trata de las acusaciones de los fariseos contra Jesús: si lo calumnian, es porque tienen un corazón malintencionado. Tus propias palabras te justificarán (37). Véase Lc 19,22. No serán sólo algunos actos aislados de nuestra vida los que serán juzgados. A lo largo de todos nuestros años nos hemos ido construyendo una filosofía práctica y una visión de la existencia. Basándonos en ello juzgamos todo lo que en los demás pone en tela de juicio nuestras propias elecciones. Y justamente eso, esas palabras con las que nos justificamos a nosotros mismos y condenamos a los demás, será lo que nos merecerá una condenación.


[38] Jesús no hizo milagros aquel día porque aquellos especialistas de la religión le pedían cuentas en vez de escucharlo. Raza perversa e infiel. Esta expresión designa en la Biblia al creyente infiel, que sin negar a Dios con la boca, tiene otro dios, un ídolo, en su corazón. Lo del espíritu malo, señala a la generación contemporánea de Jesús. Oyeron el llamado de Juan Bautista y por un tiempo cambiaron su conducta, pero no tuvieron una experiencia de Dios ni descubrieron la fuerza interior que les hubiera permitido seguir adelante. Por eso volverán a su ceguera. La señal de Jonás es la resurrección de Jesús. Notemos sin embargo que Mateo no interpreta este signo de la misma manera como hace Lucas 11,30.Los hombres de Nínive: ver Jonás 3,5.La reina del Sur: ver 1 Reyes 10.


[47] Su madre y sus hermanos. Si se tratara de verdaderos hermanos de Jesús, el evangelio diría: «Su madre y los hijos de su madre», pues ésta era la forma de expresarse de los judíos. Este punto es tratado más ampliamente en Mc 3,31.

◄Mateo 11 ▬▬▬ Mateo 13 ►

Comentarios