Éxodo 32, 1 - 35

EL TERNERO DE ORO [1] Moisés no bajaba del cerro y le pareció al pueblo un tiempo largo. Se reunieron en torno a Aarón, al que dijeron: «Fabrícanos un Dios que nos lleve adelante, ya que no sabemos qué ha sido de Moisés, que nos sacó de Egipto.» [2] Aarón les contestó: «Saquen los aros de oro que sus mujeres, y sus hijos e hijas llevan en sus orejas, y tráiganmelos.» [3] Todos se los sacaron y los entregaron a Aarón. [4] El los recibió y fabricó un ternero de metal batido. Entonces exclamaron: «Israel, aquí están tus dioses que te han sacado de Egipto.» [5] Se lo mostraron a Aarón, el que edificó un altar delante de la imagen y luego anunció: «Mañana habrá fiesta en honor de Yavé.» [6] Al día siguiente, se levantaron temprano, ofrecieron víctimas consumidas por el fuego, y también presentaron sacrificios de comunión. El pueblo se sentó para comer y beber; luego se levantaron para divertirse. [7] Entonces Yavé dijo a Moisés en el cerro: «Vuelve y baja, porque tu pueblo ha pecado. [8] Bien pronto se han apartado del camino que yo les había indicado. Se han hecho un ternero de metal fundido y se han postrado ante él. Le han ofrecido sacrificios y han dicho: Israel, aquí están tus dioses que te han sacado de Egipto.» [9] Yavé dijo también: «Ya veo que ese pueblo es un pueblo rebelde. [10] Ahora, pues, deja que estalle mi furor contra ellos. Voy a exterminarlos, mientras que de ti yo haré nacer un gran pueblo.» [11] Moisés suplicó a Yavé, su Dios, con estas palabras: «Oh Yavé, ¿cómo podrías enojarte con tu pueblo, después de todos los prodigios que hiciste para sacarlo de Egipto? [12] ¿O quieres que los egipcios digan: "Yavé los ha sacado con mala intención, para matarlos en los cerros y suprimirlos de la tierra"? Aplaca tu ira y renuncia a castigar a tu pueblo. [13] Acuérdate de tus servidores Abrahán, Isaac y Jacob, y de las promesas que les hiciste. Pues juraste por tu propio Nombre: "Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu raza la tierra que te prometí, para que sea de ellos para siempre".» [14] Así, pues, Yavé renunció a destruir a su pueblo, como lo había anunciado. [15] Al bajar de vuelta del cerro, Moisés traía las dos tablas de las Declaraciones divinas en que las leyes estaban escritas y grabadas por ambos lados. [16] Las tablas eran obra de Dios, como también la escritura era la escritura de Dios, grabada sobre ellas. [17] Josué estaba con Moisés, y al oír el griterío del pueblo dijo: «¡Hay gritos de guerra en el campamento!» [18] Moisés le contestó: «No son gritos de victoria, ni lamentos de derrota; lo que oigo son cantos a coros.» [19] Al acercarse Moisés al campamento, vio el ternero y las danzas. Se llenó de furor y arrojó las tablas, que se hicieron pedazos al pie del cerro. [20] Después tomó el ternero que habían fabricado, lo quemó y lo machacó hasta reducirlo a polvo. Y dio de beber al pueblo agua con este polvo mezclado. [21] Moisés dijo a Aarón: «¿Qué te hizo ese pueblo para que lo hayas arrastrado a un pecado tan grave?» [22] Aarón le contestó: «¡No te enojes conmigo, mi señor! Tú mismo sabes que este pueblo es inclinado al mal. [23] Ellos me dijeron: No sabemos lo que ha pasado con Moisés, el que nos ha sacado de Egipto, así que fabrícanos dioses que nos lleven adelante. [24] Yo les dije: «¿Quiénes son los de ustedes que tienen oro? Ellos se lo sacaron al instante de sus orejas y me lo dieron; yo lo fundí y salió este ternero.» [25] Moisés vio que el pueblo estaba sin freno, porque Aarón se lo había quitado, y que sus enemigos habrían tenido toda la razón al despreciarlo. [26] Se colocó, pues, a la entrada del campamento y llamó en voz alta: «¡Vengan a mí los que estén por Yavé!» Todos los de la tribu de Leví se juntaron en torno a él. [27] El les dijo: «Esta es orden de Yavé, el Dios de Israel: Colóquense cada uno su espada al costado y pasen y repasen por el campamento, de una entrada a la otra; y no vacilen en matar a sus hermanos, compañeros y familiares.» [28] Los de la tribu de Leví cumplieron la orden de Moisés, y perecieron, aquel día, unos tres mil hombres del pueblo. [29] Entonces Moisés dijo a los levitas: «Ustedes hoy acaban de ser consagrados a Yavé con sangre, tal vez con la sangre de un hijo o de un hermano. Por eso hoy él les da la bendición.

» MOISÉS RUEGA POR EL PUEBLO [30] Al día siguiente Moisés dijo al pueblo: «Ustedes han cometido un gran pecado, pero voy a subir donde Yavé. Ojalá pueda obtener por ustedes el perdón de este pecado.» [31] Al volver Moisés donde Yavé le dijo: «Este pueblo ha cometido un gran pecado con estos dioses de oro que se hicieron. [32] Con todo, dígnate perdonar su pecado..., pero si no, bórrame del libro que has escrito.» [33] Yavé respondió a Moisés: «Al que peca contra mí, a éste borraré yo de mi libro. [34] Pero tú, sigue, y conduce al pueblo al lugar que te indiqué. Mi Angel irá delante de ti, pero algún día los visitaré y les pediré cuentas de su pecado.» [35] Y, en efecto, Yavé castigó al pueblo por el ternero que se fabricaron, el ternero que les hizo Aarón.

.

.

[1] .Así como Adán desobedece desde el principio, también Israel después de recibir la Ley. Ya empieza la convivencia difícil de Israel con su Dios. El amenaza, castiga, y luego perdona. Pero, aunque pasen los años, el pueblo no dejará de pecar. Entonces los profetas se convencerán, que al hombre en la tierra no le basta una Ley, sino que necesita un corazón nuevo. Ver lo de la nueva alianza en Jer 31,31.Fabrícanos un dios. Los israelitas no han aceptado realmente a Yavé, el Dios exigente y luchador que los manda a conquistar la tierra prometida. Y quieren volver a su religión pasada, que solamente pedía fiestas y ritos. El becerro que fabrican, con madera cubierta de oro (por eso Moisés lo quemará) es la figura tradicional del dios cananeo El, un dios bonachón que tranquiliza a mucha gente. El pecado de ellos, pues, no es solamente hacer una imagen de Dios, sino, más todavía, hacerse un dios según a ellos les conviene. Es el mismo pecado que cometen muchos de los creyentes de nuestros días cuando buscan una religión o una espiritualidad relajada, sin las contradicciones con que uno se topa cuando se hace el trabajo de Dios en el mundo. Voy a exterminarlos. De ti, en cambio, haré nacer un gran pueblo

[10] .En el momento que falla la fidelidad del pueblo, Yavé pide a Moisés una prueba excepcional de su propia fidelidad. Le sugiere que sus propios descendientes podrían muy bien formar un nuevo pueblo de Dios en reemplazo de estos irresponsables. Pero Moisés ha comprendido que esto no puede ni debe ser: Dios nunca desmentirá sus promesas a Israel. A él le corresponde sacrificarse hasta el final para salvar a estos pecadores. No buscará para los suyos, ni salvación, ni dones espirituales, en perjuicio del pueblo que recibió la Alianza. Moisés sale vencedor de esta prueba y merece conseguir el perdón para Israel. "Moisés se puso en la brecha frente a El para impedir que su ira los destruyera" (Sal 106,23). Aquí como en otras ocasiones, Moisés intercede con autoridad en nombre de su pueblo. Después de él, será el Sumo Sacerdote, por su consagración, el defensor del pueblo ante Dios (Num 17,12; He 7). Pero con los grandes profetas tendremos otro tipo de intercesores; ellos no lo serán por una consagración o un título de sacerdote, sino sencillamente porque son poderosos ante Dios, al haber sido conquistados y purificados por su Espíritu (Ez 22,30).Al bajar Moisés se escuchan las excusas de Aarón, que echa la culpa al pueblo. Aarón ha actuado como sacerdote oportunista, que bien pronto se olvida de la misión que recibió de Dios, no del pueblo. No se olvide que Aarón era el patrono y modelo de los sacerdotes judíos. Los sacerdotes que escribieron estas páginas reivindicaban para sí la misma autoridad de Moisés, del que guardaban las enseñanzas. Pero no por eso se creían mejores de lo que eran, y fueron bastante honrados para presentar a Aarón, su antepasado, como un hombre cuyos actos no estaban a la altura de su dignidad eminente. En cuanto al pueblo, no logrará borrar tan fácilmente sus pecados. Los relatos que se mezclan en este capítulo no concuerdan. El vers. 35 hace pensar en un castigo como la peste. El trozo 25-29 da a entender que no todos habían participado en la rebeldía. Las familias de sacerdotes, los levitas, son más fieles y ayudan a Moisés a restablecer su autoridad: empiezan matando a los culpables. Por eso hoy les da la bendición

[29] .No pensemos que Dios bendice la violencia, pero ¿qué es la violencia? Este antiguo texto elogia a los que optaron por Dios totalmente; ellos lo demostraron como se podía y se debía hacer en esos tiempos primitivos. Si hubieran actuado entonces como se debe hacer en el siglo 20, la historia santa habría muerto en la cuna. Muchos detalles de este relato se deben a que los que escribieron esta página, siglos después, se inspiraron en lo que ocurría en los santuarios de Betel y de Dan, en que el rey Jeroboam había hecho poner becerros para representar a Yavé (1 Re 12,26)

Comentarios