Éxodo 12, 1 - 51

EL CORDERO PASCUAL [1] Yavé dijo a Moisés y a Aarón, en el país de Egipto: [2] «Este mes será para ustedes el comienzo de los meses, el primero de los meses del año. [3] Hablen a la comunidad de Israel y díganle: El día décimo de este mes tome cada uno un cordero por familia, un cordero por casa. [4] Pero, si la familia es demasiado pequeña para consumir el cordero, se pondrá de acuerdo con el vecino más cercano, según el número de personas y conforme a lo que cada cual pueda comer. [5] Ustedes escogerán un corderito sin defecto, macho, nacido en el año. En lugar de un cordero podrán tomar también un cabrito. [6] Ustedes lo reservarán hasta el día catorce de este mes. Entonces toda la comunidad de Israel lo sacrificará al anochecer. [7] En cada casa en que lo coman ustedes tomarán de su sangre para untar los postes y la parte superior de la puerta. [8] Esa misma noche comerán la carne asada al fuego; la comerán con panes sin levadura y con verduras amargas. [9] No comerán nada de él crudo o hervido sino que lo comerán todo asado con su cabeza, sus patas y sus entrañas. [10] Ustedes no guardarán nada para el día siguiente. Lo que sobre al amanecer, quémenlo en el fuego. [11] Y comerán así: con el traje puesto, las sandalias en los pies y el bastón en la mano. Ustedes no se demorarán en comerlo: es una pascua en honor de Yavé. [12] Durante esa noche, yo recorreré el país de Egipto y daré muerte a todos los primogénitos de Egipto, tanto de los egipcios como de sus animales; y demostraré a todos los dioses de Egipto quién soy yo, Yavé. [13] En las casas donde están ustedes la sangre tendrá valor de señal: al ver esta sangre, yo pasaré de largo, y la plaga no los alcanzará mientras golpeo a Egipto. [14] Ustedes harán recuerdo de este día año tras año, y lo celebrarán con una fiesta en honor a Yavé. Este rito es para siempre: los descendientes de ustedes no dejarán de celebrar este día.

LA FIESTA DE LOS PANES SIN LEVADURA [15] Durante siete días comerán pan sin levadura. Desde el primer día no habrá fermento en las casas, pues cualquiera que coma pan fermentado desde el primer día hasta el séptimo será borrado de la comunidad de Israel. [16] El primer día tendrán una reunión sagrada, así como el séptimo. Ningún trabajo se hará estos días, salvo lo que se prepara para la comida de cada cual. [17] Ustedes celebrarán la fiesta de los Azimos, pues éste es el día en que los hice salir de Egipto. Ustedes celebrarán ese día de generación en generación: este rito es para siempre. [18] Desde la tarde del día catorce del primer mes hasta la tarde del veintiuno del mismo mes ustedes comerán pan sin levadura. [19] Durante siete días no habrá levadura en las casas de ustedes. El que coma cosa fermentada será borrado de la comunidad de Israel, sea extranjero o nativo. [20] No comerán nada fermentado, sino que, en todas sus casas, comerán panes ázimos.» [21] Moisés, pues, llamó a los jefes de Israel y les dijo: «No demoren en buscar una res para cada una de sus familias e inmolen la Pascua. [22] Tomen un manojo de hisopo mojado con la sangre y marquen los dos postes y la parte superior de la puerta. Y luego ninguno de ustedes saldrá de su casa hasta la mañana. [23] Pues Yavé, con su plaga, va a recorrer todo Egipto y, al ver la sangre en la entrada, pasará de largo y no permitirá que el Exterminador entre en sus casas y los mate. [24] Ustedes observarán este rito, y también lo observarán sus hijos para siempre. [25] Estas mismas ceremonias las harán cuando entren en la tierra que Yavé les dará, como les tiene prometido. [26] Y cuando sus hijos les pregunten qué significa este rito, [27] les responderán: Este es el sacrificio de la Pascua para Yavé, que pasó de largo por las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando mató a los egipcios, dejando a salvo nuestras casas.» Al oír esto, todo el pueblo se postró y adoró. [28] Los israelitas se fueron e hicieron lo que Yavé había mandado a Moisés y Aarón.

MUERTE DE LOS PRIMOGÉNITOS [29] Sucedió que, a media noche, Yavé hirió de muerte a todo primogénito del país de Egipto, desde el primogénito de Faraón que está sentado en el trono, hasta el del preso que está en la cárcel, y a todos los primeros nacidos de los animales. [30] Faraón se levantó de noche, y con él toda su gente y todos los egipcios. Se oyó un clamor grande por todo Egipto, pues no había casa donde no hubiera algún muerto. [31] Aquella misma noche Faraón llamó a Moisés y Aarón y les dijo: «Levántense y salgan de este pueblo, ustedes y los hijos de Israel. Vayan para servir a Yavé, como ustedes dicen. [32] Llévense sus rebaños de ovejas y vacunos, como ustedes piden. ¡Salgan, pero denme la bendición!» [33] Los egipcios los presionaban para que se fueran inmediatamente, pues decían: «Si no se van ésos, moriremos todos.» [34] Así que los israelitas llevaron la masa antes de ponerle levadura; la envolvieron en sus mantas y se la cargaron al hombro. [35] Los israelitas hicieron lo que les había dicho Moisés: pidieron a los egipcios objetos de oro y plata y muchos vestidos, [36] y los egipcios se lo dieron prestado, porque Yavé hizo que estuvieran dispuestos para escucharlos. Así fue como despojaron a los egipcios.

LOS ISRAELITAS SALEN DE EGIPTO [37] Los hijos de Israel partieron de Ramsés a Sucot en número de unos seiscientos mil hombres, sin contar a los niños. [38] También salió con ellos un montón de gente, con grandes rebaños de ovejas y vacas. [39] Comieron panes sin levadura, tomando de la masa que habían sacado de Egipto. Pues habían salido con tanta prisa que no les alcanzó el tiempo para echarle levadura y hacer panes. [40] La estadía de los israelitas Egipto fue de 430 años. [41] Cuando se cumplieron estos 430 años, ese mismo día, todos los ejércitos de Yavé salieron de Egipto. [42] Esta es la noche en que Yavé estuvo velando para sacar a Israel del país de Egipto. Esta noche es para Yavé, y los hijos de Israel la pasarán velando, año tras año, perpetuamente.

CÓMO CELEBRAR LA PASCUA [43] Yavé dijo a Moisés y a Aarón: «Estos son los ritos para la celebración de la Pascua. Ningún extranjero comerá de ella, [44] excepto el esclavo, comprado con dinero, con tal de que haya sido circuncidado. [45] El extranjero que reside en Israel o que trabaja a tu servicio no la comerá. [46] El cordero se comerá dentro de la casa; no se sacará afuera ni un solo pedazo, ni le quebrarán ningún hueso. [47] Toda la comunidad de Israel observará este rito. [48] Si algún extranjero residente quiere celebrarla, tienen que circuncidarse los varones de su casa; entonces podrá participar como cualquier persona del país. El que no esté circuncidado no puede comerla: [49] esta ley vale para ustedes y para los extranjeros que vivan entre ustedes.» [50] Los hijos de Israel hicieron tal como Yavé lo había mandado a Moisés y a Aarón, [51] y aquel mismo día Yavé los hizo salir de Egipto, bien ordenados como un ejército.

[1] Tome cada uno un cordero por casa. Los antepasados de los hebreos, cuando peregrinaban con sus rebaños antes de bajar a Egipto, celebraban cada año la Pascua del Cordero. Lo sacrificaban en la primera luna de la primavera (12,2), período especialmente crítico para las ovejas recién paridas, en vísperas de las migraciones primaverales. Y se mataba a uno para salvar a todos. El cordero escogido para la fiesta se guardaba algunos días en la misma habitación (12,6), para que se identificara mejor con la familia y llevara sobre sí los malos espíritus, las malas suertes, los microbios y otras faltas de todos sus integrantes. Luego, con su sangre se rociaban las tiendas de campaña, alejando de este modo a los espíritus exterminadores listos para atacar a hombres y animales. Veré la sangre y pasaré de largo (13). Vemos aquí como se cambia el sentido de la antigua fiesta: Dios, se dice y se repetirá durante siglos, ha querido la Pascua en el momento de la salida de Egipto, cuando él castigaba a los egipcios. Al perdonar a los primogénitos de Israel, Dios recuerda una vez más su oposición formal a los sacrificios humanos (Gén). Es verdad que los primogénitos de su pueblo le pertenecen (13.1) igual como las primicias de la tierra y de los animales (Dt 26,2), pero ya que Dios mismo perdonó a los primogénitos de Israel cuando salieron de Egipto, todo primogénito de Israel será perdonado; pero tendrá que ser rescatado (Ex 13,13)Es la Pascua para Yavé (12,27). La sangre del Cordero sella el pacto de Yavé con el pueblo al que viene a escoger en medio de todos los demás pueblos. En adelante, la Pascua será la fiesta de la independencia de Israel, y Dios dispondrá que Jesús muera y resucite en los días de la Pascua. Pues la muerte de Jesús sella la Nueva Alianza de Dios con los hombres (Lc 22,20).Cada una de nuestras misas se arraiga en la muerte y en la resurrección de Cristo, "el cordero de Dios"; pero, ¿nos ayuda eso a penetrar más profundamente en nuestra vocación al servicio de un mundo que Dios continúa liberando? Con eso estamos muy lejos de la idea de una obligación religiosa que hay que cumplir.

[15] Cuando, siglos más tarde, Israel pasó a ser un pueblo de agricultores, se acostumbraron a celebrar cada año en la primavera una fiesta que duraba una semana y durante la cual se comía pan sin levadura. Esta fiesta era de origen pagano. Los sacerdotes judíos, en vez de luchar contra este uso, prefirieron juntar esta semana con la fiesta de la Pascua y darle una nueva significación, relacionándola con la salida de Egipto: ¡este pan no fermentado tenía que recordar la salida apresurada en que faltó tiempo para hacer fermentar el pan!

[21] Aquí encontramos otras instrucciones más antiguas sobre la manera de celebrar la Pascua.

[37] Una muchedumbre de gente de toda clase (38). La caravana no tenía cara de pueblo santo. Ahí estaban los que, por razones muy diversas, se habían decidido a salir con los hombres de Moisés: a todos los recoge el Salvador en su red y sólo con el tiempo y las pruebas en el desierto se reconocerá a los fieles. Seiscientos mil hombres. Esta cifra fabulosa solamente quiere expresar la importancia religiosa de esta salida. En realidad, los que salieron con Moisés no debían de ser más que unos doscientos hombres con sus mujeres y sus hijos. No olvidemos que éstos eran pastores y no podían vivir con menos de diez animales por persona. Una tropa de doscientas personas iba con unas dos mil ovejas y burros; los pozos del Sinaí y sus oasis no permitían el tránsito de rebaños más importantes. Tal vez estas exageraciones se deban a que se trata un relato popular; más probablemente la amplificación es intencional, pues esto lo escribieron los sacerdotes para quienes la tropa de Moisés protagonizaba las marchas de Israel a lo largo de su historia. Y éste es le mensaje que nos quisieron dejar: esa partida de la gente de Moisés era el comienzo de una inmensa aventura.

Comentarios